Traductor sin ninguna habilidad de lengua extranjera

Al parecer es posible trabajar como traductor sin ningún conocimiento de lenguas extranjeras. Como absurdo como suena hubo un hombre chino quien tradujo clásicos occidentales al chino sin ser capaz de entender los textos originales. Aunque habló sólo chino, Lin Shu ha conseguido recopilar todos los créditos y el honor de ser un traductor valorado.

Lin Shu (1852—1924)

Lin Shu trabajó como Traductor en China a principios del siglo XX. Originalmente él fue engañado por sus amigos para hacer trabajos de traducción. Trabajo era su forma de distraer su mente de luto la muerte de su esposa.

Método de traducción de Lin Shu era innegable genio. Él sabía quienes entienden idiomas diferentes y les dejó interpretar los textos extranjeros a él. Lin Shu solo escuchado y escribió lo que había oído. Esto realmente es un gran ejemplo de especialización y externalización. Lin Shu hizo lo que mejor sabía (Chino) y otros que ofrece la clave para entender los mensajes clave de la literatura original.

Lin Shu se dice que quien introdujo la literatura occidental para el pueblo chino. No es un mal título a un hombre que no pudo leer una palabra en cualquiera de las lenguas occidentales.

Este caso demuestra que un excelente traductor necesita más habilidades de lenguaje y traductor. Traductor debe ser capaz de coger el mensaje en su propio texto. Una gran traducción es más que una traducción.